Si eres una amante de la moda, probablemente tengas un buen repertorio de vestidos, y es que hay mucha variedad; todos ellos con características que los hacen únicos. Además, también es interesante conocer la historia que hay detrás de cada uno de ellos. Por ello, hoy hablaremos sobre los diversos tipos de vestidos que hay, cómo se popularizaron y qué es lo que los hace distintos unos de otros.

Si te gusta la moda y quieres enfocar tu profesión a este sector, no te pierdas el Máster en Asesoría de Moda y Personal Shopper. Pide más información en nuestra página web o contacta con la Escuela Europea Versailles a través de nuestras redes sociales.

Tipos de vestidos

Slip-dress

Empezamos por uno de los tipos de vestidos más icónicos y versátiles. El slip-dress se popularizó en la década de los años 90, caracterizada por el grunge y el minimalismo. Este tipo de vestido se caracterizada por ser de falda larga o midi, tener tirantes finos y estar cortado al bies. Los slip-dress se han popularizado en este último año, y son una perfecta opción tanto para vestir rebeldía como elegancia.

Wrap-dress

El wrap-dress es un tipo de vestido de corte cruzado, que se ata con un cinturón fino del mismo tejido que el vestido. El cinturón se envuelve sobre el propio cuerpo, haciendo honor a su nombre: wrap. Este tipo de vestidos fueron diseñados por Elsa Schiaparelli y Claire McCardell en los años 30 y 40. Sin embargo, quién los popularizó en la década de los 70 fue Diane von Furstenberg. Este vestido es corto e ideal para el verano, ya que se suele combinar con alpargatas y sandalias de esparto.

El vestido camisero

El vestido camisero tiene su origen en el wrap-dress. Encontramos esta semejanza en el hecho que ambos vestidos unen dos piezas. En el caso del vestido camisero, une la camisa y la falda, y reivindica un patrón de moda tradicionalmente masculino. Las versiones más formales de este tipo de vestidos tienen un corte en la cintura y faldas evasé. Sin embargo, actualmente se fabrican modelos más informales, estrechamente asociados al estilo boho. De forma usual, los vestidos camiseros tienen botones en la parte central y un cinturón a juego que destaque.

Vestido prairie 

El vestido prairie está inspirado en el estilo bohemio, popularizado por Yves Saint Laurent en la década de los 70. La popularidad que tuvo este tipo de vestido estuvo ligada a la moda modesta y a los estampados florales que hoy en día se han recuperado. Suelen ser vestidos largos hasta los pies, de manga larga, aunque también existen versiones más veraniegas. Los cuellos suelen ser altos en sus versiones más elegantes, y también es habitual la presencia de volantes, aderezos y nidos de abeja.

Vestido caftán

El vestido caftán sigue en la línea de lo bohemio. Es un tipo de vestido túnica, con un patrón rectangular. No se suele ajustar a las formas del cuerpo, sino que queda holgado. Suele ser de manga corta, escote amplio, de barco o en pico, y falda midi. Se caracterizan por estar estampados con flores, formas geométricas, referencias tropicales, etc. Sus colores suelen ser llamativos, aunque los tonos neutros son más formales. Se relacionan con diversos orígenes: en los años 60, con la estética hippie; en los años 70, con el estilo glam; con la inspiración ética de la cultura precolombiana; de los indios norteamericanos, o de la vestimenta de la India y Oriente. Los kimonos, por ejemplo, influyeron en la moda de los años 70. Estos tipos de vestidos también son utilizados como símbolo cultural en muchos países.