¿Cómo explicar la forma en la que vemos un color, cuando el color es mera percepción? Eso es lo que trata de explicar la Teoría del Color. La teoría del color nos explica cómo se forma la percepción del color y cómo aparece este gracias a la acción de la luz. Además, distinguimos entre colores primarios y secundarios que, juntos, forman el círculo cromático. A lo largo de la historia se ha atribuido un significado a los colores, y se han formado teorías del color basadas en la psicología y las emociones.

Si quieres aprender más sobre la aplicación del color, echa un vistazo al Máster en Artes Gráficas. ¡Vamos allá!

Bases de la Teoría del Color

La Real Academia de la Lengua Española define el color como la «sensación producida por los rayos luminosos que impresionan los órganos visuales y que depende de la longitud de onda?». El color que vemos realmente no existe, es una percepción; por esta razón el color se define como una «sensación». Los objetos poseen la capacidad de absorber determinadas partes del espectro lumínico. La luz que no es absorta, se remite y transmite estímulos al ambiente general. Cuando dichos estímulos llegan a nuestra vista, se produce la sensación de color.

El color se forma a partir de la descomposición de la luz blanca que proviene del sol o de otras fuentes lumínicas artificiales. La luz blanca está formada por tres colores básicos: rojo, verde y azul. Al pasar un rayo de luz blanca a través de un prisma de cristal, la luz se divide en un espectro de colores similar al del arco iris. Este fenómeno fue descubierto por Isaac Newton. La apariencia del color variará en función del tipo de rayos luminosos, la intensidad y el modo en que son reflejados.

¿Qué son los colores primarios?

Los colores primarios son el azul, el verde y el rojo y, en nuestro ojo, están regidos por tres células visuales, que son las que permiten que, a partir de los tres colores luz, se formen el resto.

¿Y los colores secundarios?

Los colores secundarios están formados a partir de la mezcla de dos colores primarios. Por ejemplo, cuando mezclamos azul y amarillo surge el verde; cuando mezclamos rojo y amarillo surge el naranja; y cuando mezclamos el rojo con el azul surge el violeta. Los colores terciarios, a continuación, se forman a partir de la mezcla de un color primario con un color secundario adyacente.

Psicología del color

Dentro de la misma Teoría del Color, hay planteamientos que otorgan una emoción o sensación a cada color. Sin embargo, y dada la subjetividad de la teoría, un color nos puede transmitir sensaciones diferentes en función de nuestra cultura, entre otros factores. Por ejemplo, hay quienes consideran el rojo como el color de la pasión, mientras que otras personas le otorgan un significado relacionado con la violencia y el estrés. El blanco, por ejemplo, ha sido considerado símbolo de pureza y paz en muchas culturas, especialmente la occidental. Sin embargo, en China el color blanco ha simbolizado, tradicionalmente, la muerte y la mala suerte.