La jardinería en nuestro hogar no actúa únicamente como decoración, sino que aporta muchos más beneficios. Hoy, en el Día Mundial del Medio Ambiente, hablamos sobre una problemática mundial: la contaminación del aire. Con motivo de la celebración de este día, te explicamos cómo pueden ayudar las plantas a purificar y limpiar el aire de tu casa. Si te gusta la jardinería y quieres aprender a crear un entorno agradable y natural, visita nuestro Máster en Diseño de Jardines. 

¿Qué función tienen las plantas de interior?

Tener un jardín exterior bien cuidado proporciona una sensación de bienestar inimaginable y nos invita a disfrutar del buen tiempo. Por otra parte, tener plantas interiores aporta una serie de beneficios para el medio ambiente y para nuestra salud. Todos los rincones del planeta se ven afectados por la polución de automóviles, industrias, centros comerciales, químicos… Tu hogar no es una excepción. Aparte de decorar, las plantas absorben el CO2 y liberan oxígeno, reducen la temperatura del ambiente (ideal para el calor del verano) y limpian el aire de sustancias contaminantes.

En casa solemos tener varios elementos que, aunque parezca que no, son perjudiciales para nuestra salud, pues contienen partículas nocivas. Algunos de estos componentes son el formaldehído, presente en el aglomerado o productos de madera prensada, materiales de tapicería y alfombras; el benceno y xileno, presente en gomas, tintas, aceites, plásticos y pinturas; el tricloroetileno, presente en líquidos para limpieza, barnices y adhesivos; y, finalmente, el monóxido de carbono, presente en la combustión de motores, leña y gas y en el humo del tabaco. Estos componentes altamente contaminantes producen efectos negativos para nuestra salud tales como irritación de ojos, garganta y nariz, migrañas, reacciones alérgicas, problemas respiratorios, enfermedades cutáneas, pérdida de apetito, somnolencia y, en el peor de los casos, pueden propiciar la formación de un cáncer.

Crea tu propio jardín interior purificador

Bill Wolverton, director de la organización ambiental Wolverton Enviromental Services, determinó, mediante un estudio de la NASA en 1989, la existencia de cinco plantas para limpiar el aire de partículas contaminantes de los hogares.

  1. Poto: también llamada «planta colgante o trepadora», es una planta muy resistente y que no requiere muchos cuidados. Se adapta a temperaturas de entre 17 y 30ºC. Su función es absorber las partículas de formaldehído, benceno y xileno y, además, ayuda a eliminar olores. Ideal para los novatos y novatas de la jardinería.
  2. Espatifilo: también llamada «flor de paz» o «flor de muerto», es una planta que puede resistir largas temporadas con poca luz y poca agua. En verano, por otra parte, hay que regarla de forma regular. Crece en temperaturas superiores a los 18ºC y se recomienda no exponerla a corrientes de aire. Esta planta es capaz de absorber todos los componentes comentados anteriormente.
  3. Palma de Bambú: esta planta puede llegar a medir hasta tres metros de altura. Requiere más cuidados que las anteriores, ya que necesita estar en suelo fértil y ambiente húmedo. Esta elegante palmera nos ayuda a eliminar las partículas de formaldehído, xileno y amoníaco.
  4. Sansevieria: también llamada «lengua de tigre», es una planta muy resistente a insectos y a condiciones desfavorables. Puede sobrevivir entre 0 y 40ºC. Esta planta elimina prácticamente todas las sustancias nombradas, además del tolueno, un hidrocarburo derivado del benceno.
  5. Ficus Robusta: también llamada «árbol de caucho», es una de las plantas más resistentes a las enfermedades y a las altas temperaturas. Crece muy rápido y necesita espacio. Es un excelente filtro de formaldehído y, además, mantiene la humedad del ambiente. Por otra parte, hay que tener precaución, pues sus hojas pueden ser venenosas para algunos animales domésticos, tales como perros y gatos.

Esperamos que con este artículo te animes a cuidar de tu salud y la del medio ambiente, ¡y conviertas tu hogar en un espacio lleno de vida y naturaleza!